lunes, 25 de febrero de 2013

La fuente del poder (discurso institucional)

la fuente del poder no es el dinero, es el deseo: ¿Deseas algo? ... Eso marcha. Dirán algunos que es puro "mente positiva" al peor estilo auto-ayuda, en este punto agrego: El deseo no es personal.
También se desea el fin, se desea tener menos, la destrucción no es anti-deseo y no siempre somos conscientes de lo que nos mueve.
¿que no es deseo? El cansancio. 
El trabajo no cansa. lo que cansa es la frustración, no es ni siquiera el hecho de trabajar para un jefe, pero es que normalmente se nos paga (a jefes y operarios) por despilfarrar energía, energía que por  mate-mática se iría en contra del estamento si no se desvía apropiadamente.
El reproche se usa como negación del deseo, el temor lo sucede, la parálisis se transforma fácilmente en frustración y con el cansancio la tristeza refuerza el estatismo. Estado, estático,  quietud, conservación. 
Otra cosa es salirse de la linea, así se halla el plano ¿no se entiende?... la duda es ya acción, la inquietud es ya búsqueda. si uno no puede dormir; ese ruido del fondo es probablemente la conciencia del deber. El deber se conforma de reproches, su función es cristalizar el deseo... en deberes. 
Otra cosa es el plano, es la posibilidad del encuentro de lineas, lugar de acuerdos, conjuras, violencia multilateral, luchas y resistencias. Todo se mueve, el deseo es multi-direccional, las imágenes se conforman.
Cuando una imagen avanza, el poder a hecho de las suyas, deseo y poder son la misma cosa (el poder no se desea, esto es una trampa del ego, el ego es una imagen (como una hoja al viento) configura cuerpos, el cuerpo es el objeto de la envidia que existe como existe un Dios judío-europeo que se ha dado demasiada importancia, y mantiene ofendido, se a aplicado el anti-vector y nuestra mente lo resalta en la medida que nos veamos menguados por el ego (que no es propiamente poder (es como (otra imagen mas) hundirse progresivamente en una caverna buscando oro) en cambio  funciona como anti-deseo) que es anti-deseo, la idea del oro como fuente de poder es "divina") las divinidades nos distraen y nos divierten, la divergencia constituye espacios, el espacio es el lugar de los vectores, los grupos de vectores constituyen planos, una vez mas el camino será recorrido de principio a fin, pero esto nominalmente pues el camino es una linea; ella respeta el relieve, el plano no es plano(ni siquiera quieto).

La idea de complejidad la asociamos con la dificultad de manera directa como si fueran palabras sinónimas y no es así. Es cierto que; encontrar un espacio justo donde la reticencia hacia un explayamiento que dé parte de uno, es raro de hallar. Mas sin embargo el discurso de falta de inteligencia de algunas personas hacia otras que no bregan por ese "espacio de explayamiento" esta fuera del lugar. Yo diría que lo que tiene la gente es un exceso de conocimiento ¿por que no?
Todos los días buscamos el bien y el mal , nos esforzamos por pasar el tiempo de buena manera, nos cuidamos de ser dominados y utilizados, o procuramos servir a una buena causa, ¿acaso también pensamos en sistemas morales a que adscribirnos? o ingenuamente en elaborar complejos sistemas de valoración (esto cuando hemos dormido bien). Pero el tema es tan delicado (y todo el mundo lo sabe) que la prevención prima a la hora de entablar un debate con alguien que no sea de confianza, pero la verdad creo que estamos listos para hacerlo. Me parece que a todos nos gusta crear, pero para construir un sistema de valoración hace falta mucha gente y justo cuando nos descuidamos al dialogo insensato es que aparecen las grandes obras colectivas de re-valorización y re-significación. Los espacios institucionales, quiero decir; planeados, no permiten estos avances y debe ser por su naturaleza re-vindicadora de la norma  y los valores establecidos para el bien común, donde el bien común es algo impuesto por religiones y gobiernos a modo de preceptos elaborados a puerta cerrada en otra época y otro lugar. La institucionalidad la cargamos dentro y creo que si la dejamos a un lado tendremos serios problemas (esta idea es parte de la institucionalidad propia)  el caso aquí es buscar una estrategia que permita abordar el tema de una construcción colectiva de un sistema de valoración  dentro de un grupo de personas, con toda la carga estatal normal, que genere un trabajo agradable, potenciador y que solucione con violencia o no (sin mengua de felicidad) la disvariedad entre los intereses individuales y colectivos.

   

1 comentario:

  1. Que te hiciste weon,.. no has vuelto a publicar

    ResponderEliminar

gracias por comentar